Cómo hacer del estudio del chino un hábito

Cómo hacer del estudio del chino un hábito

“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto; es un hábito.”

Aristóteles.

¿Por qué es importante convertir el estudio de chino en un hábito?

Aprender un idioma extranjero requiere constancia y el chino no es una excepción. El consejo más importante que puedo dar para aprender Mandarín es encontrar la motivación adecuada. Si no eres capaz de mantener tu motivación, te arriesgas a olvidar los objetivos iniciales y a volver a la misma rutina de antes (en la que en vez de estudiar te pasas horas en Facebook).

Pero, ¿cuál es la mejor manera de mantener la motivación durante el tiempo? Para algunos “pagar por ello” es más que suficiente: te inscribes en un curso de chino y, como has invertido una cierta cantidad de dinero, te sientes obligado a asistir al curso y estudiar regularmente. No niego que esto pueda ayudar; sin embargo, a menudo no es suficiente.

Por lo tanto, además de pegarte a un chino que no hable otro idioma, la mejor estrategia es dar vuelta a tu estudio de la lengua y convertirlo en un hábito diario.

¿Por qué? La razón es que, por definición, un hábito es una acción que llevamos a cabo de una manera semi-automática, sin pensar mucho.

¿Cuánto tiempo se tarda en formar un nuevo hábito?

Diferentes estudios científicos parecen demostrar que la formación de un nuevo hábito requiere 21 días. Contrariamente a lo que se suele decir, tres semanas no son siempre suficientes. De hecho, los mismos estudios dicen que pueden ser necesarios hasta ocho meses para formar un nuevo hábito.

Aquí están mis sugerencias para transformar con éxito el estudio de chino en un hábito (y para hacerlo en el menor tiempo posible):

Comprométete públicamente

A pesar de, como ya hemos dicho, el hecho de que puede tomar más de tres semanas crear un nuevo hábito, el primer período es a menudo el más difícil. Si no tienes una fuerte motivación – como pasar un examen en la universidad, – tienes que crear uno.

La mejor manera para ello, en mi opinión, es fijar una meta a medio plazo (cómo entender una película china sin subtítulos dentro de un año) y luego anunciarlo al mundo.

Díselo a tu pareja y a tus amigos, publícalo en Twitter o en tu blog personal. Dale cien euros a tu hermano y dile que él tendrá que devolvértelo en el plazo de un año sólo si consigues alcanzar tu meta. En definitiva, hazlo para que tu vida sea difícil si no consigues llegar a tu objetivo. El hecho de verte comprometido públicamente te ayudará a estudiar todos los días y mantener la motivación.

También puedes usar Beeminder.com para ponerte metas con un incentivo monetario (ver el vídeo).

Personalmente así es como me las arreglé para hacer del estudio de los caracteres un hábito diario y para aprender a escribir todos los caracteres chinos hasta el nivel HSK4, (es decir, más de mil caracteres).

Aprovecha el tiempo muerto

¿Está harto de perder 45 aburridos minutos todos los días en un autobús para llegar al trabajo? ¡Aprovecha ese tiempo para estudiar! Hoy en día hay varias aplicaciones excelentes para aprender chino. Recuerdo que cuando trabajaba en Hangzhou, después de que me robasen la bici empecé a ir a trabajar a pie: me llevaba más de una hora de ida y vuelta; y por eso me decidí a pasar ese tiempo de manera constructiva, empecé a escuchar un podcast sobre aprender chino (ChinesePod).

Un podcast es la mejor solución incluso para aquellos que viajan en coche, ya que se puede escuchar mientras conduces. Estudiar chino mientras vas al trabajo tiene otra ventaja: al repetir la misma acción en el mismo tiempo y en el mismo lugar, de hecho, hace que sea más fácil desarrollar y mantener un hábito.

¡Mantén vivo el interés!

¿Qué sentido tendría complicar tu vida estudiando vocabulario que no te interesa? Personalmente, cuando me pongo a estudiar un nuevo idioma – Hablo seis – empiezo siempre con la comida, especialmente si estoy en un país donde hablan el idioma que estoy estudiando. Hay dos razones por las que prefiero comenzar con los alimentos: la primera es que estoy realmente interesado en el tema (por ejemplo, la astrología me importa muy poco).

La segunda es que sé que cada día iré a un mercado o restaurante: esto significa que no sólo voy a tener la oportunidad de utilizar con frecuencia las palabras que estoy aprendiendo (lo que hace que olvidarlas sea imposible); pero también mejorará la calidad de mi vida haciendo que hacer pedidos y comer sea mucho más simple. Si vives en tu propio país podría parecer un detalle insignificante; pero prueba a ir a un restaurante chino sin carta en inglés y verás que insignificante es!

¡Empezar! Es tan simple como eso

“Hay un secreto que los escritores de verdad saben que los escritores aspirantes no, y el secreto es este:

Escribir no es lo difícil. Lo difícil es sentarse a escribir”

Steven Pressfield , La Guerra de Arte.

Pressfield expresa, a través de la metáfora de la escritura creativa, un principio universal: a menudo la parte más difícil no está en completar la acción (escribir 1.000 palabras al día o salir a correr, por ejemplo); sino en empezar. Es decir, sentarte en la silla y escribir las primeras diez palabras o ponerte tus zapatillas de deporte y comenzar a correr.

¿Alguna vez has salido a correr y luego te detuviste después de dos minutos? Yo tampoco. Una vez que empiezas, correr es un placer. El problema, por lo general, es convencerte a ti mismo para empezar.

Una forma de hacerlo es establecer micro-objetivos diarios, tales como “correr al menos dos minutos” o “escuchar un podcast de chino durante al menos tres minutos”. Una vez que superas la inercia inicial, no dejarás de correr antes de veinte / treinta minutos o apagarás el mp3 antes de que acabe el podcast.

Prepara un plan detallado

“Estudiar” sin tener un plan específico de lo que quieres hacer o el objetivo que buscas alcanzar no tiene mucho sentido: corres el riesgo de perder el tiempo, pensamientos de frustración, y de dilatarlo en el tiempo indefinidamente.

  • Escoge un objetivo claro que sea simple y medible
  • Decide el tiempo en el que piensas conseguirlo
  • Evalúa la cantidad de tiempo que puedes dedicar cada día al estudio de idiomas. Sé honesto contigo mismo, esto no es una carrera para ver quién gana
  • ¿Crees que tu plan es factible ? Es decir, si no sabes una palabra de chino y estableces la meta de leer El arte de la guerra de Sun Tzu en el idioma original en el plazo de un mes, es probable que tengas que estudiar veinte horas al día durante los próximos 300 días, lo que me parece fuera de lugar. Date un objetivo realista
  • Prepara un horario semanal, ponlo en blanco y negro y mantenlo visible. Sé que hay muchas aplicaciones que están diseñadas para crear nuevos hábitos, pero sin haber usado nunca una no me siento en grado de recomendar ninguna en particular.

Evalúa los resultados

Como no eres un robot, de vez en cuando te vas a saltar una sesión de estudio. No te desesperes. Consíguete un calendario y escribe un gran “SÍ” al lado de cada día que has estudiado y un “NO” al lado de cada día que no estudias. Después de un tiempo tu inconsciente se rebelará al ver demasiados noes en la hoja y el sí empezará a aumentar.

Elige un día al mes (por ejemplo, el primer día de cada mes) para evaluar tu progreso. ¿Estás estudiando lo suficiente? Si no es así, ¿cuál es la razón? ¿Parece que necesitas cambiar algo? Los planes iniciales no son perfectos y probablemente tendrás que hacer algunos ajustes. No hay problema, toma nota de tus errores e impresiones, modifica tu plan y ¡empieza de nuevo!

¿Cuál es tu plan para aprender chino? ¡Simplemente empieza!

Bio autor: Furio es un expatriado de largo recorrido, un futbolista fracasado y un poliglota agramatical. Se deleita en hablar en tercera persona y escribir sobre China y su idioma en Sapore Di Cina.

No Comments

Post A Comment